El estudio del genoma de las aves confirma que son los dinosaurios de la actualidad. Asi que ya sabeis, cuando comáis pollo os estais comiendo un dinosaurio.