El mar de Aral es un lago endorreico o mar interior situado en Asia Central, entre Kazajistán, al norte, y Uzbekistán, al sur. Antiguamente era uno de los cuatro lagos más grandes del mundo, solo por detrás del mar Caspio.

La desastrosa gestión de los recursos naturales de la cuenca del Aral por parte de la antigua URSS y las ex-repúblicas, una vez independizadas, ha llevado a este mar a su desecación paulatina.